Virgo – Físico – Corona: NACER

El nacimiento es el comienzo de la vida, el acontecimiento que data la historia propia, pero del que, en verdad, no se tuvo experiencia directa consciente o de recuerdo. Una vez ocurrido, la persona siempre está en un sentido análogo de estar antes de la muerte, por lo que una de las dificultades que se presentan cuando hablamos de nuestro propio origen es que nos obligamos a abandonar el plano de la experiencia vivida y nos convertimos en un espectador tardío de los propios comienzos.

En la filosofía, se indica que cuando nacemos, la pretensión de nacer “por nosotros mismos” conduce al resignado reconocimiento de que no hemos sido nosotros los que hemos elegido traernos a la existencia. Venimos a un mundo ya comenzado y a causa de los que ya existen antes que nosotros. Así, nacer expresa la dependencia respecto a otras vidas. Mis antecesores, padres y ancestros, quisieron por mí esta existencia.

Al meditar sobre el nacimiento se descubre lo tremendo de la situación propia en esa ligazón umbilical de los vivientes entre sí. Hay una filiación primaria inesperada e insuperable por la que el modo humano de ser y de iniciar, incluso de pensar y de filosofar, se define como el poder comenzar en lo ya comenzado, dado por quienes han nacido antes que nosotros y desde siempre sabemos que, bajo esa condición innegociable, se deben escribir todas las páginas de cualquier biografía.

Así pues, los ancestros donatarios son también el capital de una herencia que representa la dificultad para pensar con objetividad el nacimiento, ya que han hecho entrar en la comunidad de pertenencia, han dejado inscripto y ligado a una larga cadena de generaciones pasadas y futuras.

Pero a veces lo hacen a tal punto que la situación natal parece hacer de un ser solo un producto parcial y finito de un legado inmenso y muy antiguo, desconociendo hasta qué punto la existencia individual, aparentemente única e irrepetible, está gravada por los antepasados con una herencia de la que, por otra parte, no se está seguro que no sea una hipoteca.

Si ya estamos en medio de una historia, igualmente podemos comenzar a contar nuestra propia historia. Pero más allá del grado de tragedia y de comedia en el que venimos al mundo, queda claro que, si hay algo que en verdad no somos, es hojas en blanco. A partir del primer aliento, cada vida está marcada por las huellas de una alquimia incalculable.

Los invito a leer el post con el concepto presentado por Matías

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser!

Un comentario en «Virgo – Físico – Corona: NACER»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s