Capricornio – Mental – Rodillas: LEY

La ley es un precepto o conjunto de preceptos, dictados por la autoridad, mediante el cual se manda o prohíbe algo acordado por los órganos legislativos competentes, dentro del procedimiento legislativo prescrito, entendiendo que dichos órganos son la expresión de la voluntad popular representada por el Parlamento o Poder Legislativo.

Desde el punto de vista jurídico es una norma jurídica en que el Estado se dirige a sus súbditos para fijar entre ellos y el mismo los límites de lo permitido. Sus atributos principales son: 1) la bilateralidad, 2) imperatividad y, 3) la coercitividad.

Es bilateral porque debe considerar que la relación jurídica ha de darse necesariamente, entre dos sujetos, uno activo y otro pasivo, o sea, uno investido de una facultad a la que corresponde una obligación de otro. La imperatividad, llamada autarquía de la norma jurídica, refiere a que ésta se sobrepone a la voluntad de los sujetos cuya conducta encauza, independientemente que la voluntad de éstos pudiera ser contraria a la ley. Finalmente, es coercitiva, porque la norma se impone por una voluntad superior, el Estado, y significa la capacidad de la norma para hacerse obedecer, contra y sobre las actitudes en contrario de los sujetos cuya conducta someten, para garantizar su cumplimiento. Esto quiere decir que, si sus mandatos no son cumplidos espontáneamente por los obligados, es legítimo usar la fuerza para que sean observados puntualmente. De esta forma, la capacidad coercitiva de la norma genera su inviolabilidad.

Ahora bien, a su vez, a todo esto, las religiones le agregan su percepción agregando la moral a la ley. En el cristianismo, por caso, mientras para el pensamiento moderno empirista y post metafísico, la ley encontraría su fundamento en el consenso como expresión del principio de autonomía de la voluntad, para la concepción clásica esta fundamentación se encuentra en la ley eterna de la cual la ley natural participa.

En el primer caso, la concepción de la ley moral consensual es consecuencia de la crisis de la razón en la modernidad, del estrechamiento de la razón reducida solamente al conocimiento de los fenómenos empíricamente verificables por las ciencias positivas y de una secularización radical con su consecuente relativismo moral, que excluye tanto a la Fe como a la metafísica purificada por la misma Fe, en la síntesis lograda entre el helenismo y el cristianismo, y a la racionalidad práctica en cuanto capaz de alcanzar la verdad en el orden moral, político y jurídico. De esta manera se produce un desplazamiento al ámbito de lo subjetivo (aquí está el meollo de la cuestión de la modernidad). El sujeto, basándose en su experiencia, decide lo que considera admisible y la “conciencia” subjetiva se convierte, en la única instancia ética.

Según Ratzinger: “el hombre por sí mismo, simplemente por su pertenencia a la especie humana, es sujeto de derechos, y su existencia misma es portadora de valores y normas, que pueden encontrarse, pero no inventarse. Quizás hoy en día la doctrina de los derechos humanos debería complementarse con una doctrina de los deberes humanos y los límites del hombre y esto podría quizá ayudar a replantear la cuestión de si no podría haber una razón de la naturaleza, y por tanto un derecho racional para el hombre y para el estar del hombre en el mundo (….) La era contemporánea ha formulado, en las diferentes declaraciones de los derechos humanos, un repertorio de elementos normativos de ese tipo y los ha sustraído al juego de las mayorías. La conciencia de nuestros días puede muy bien darse por satisfecha con la evidencia interna de esos valores. Pero esa clase de autolimitación de la indagación también tiene carácter filosófico. Existen, pues, valores que se sustentan por sí mismos, que tienen su origen en la esencia del ser humano y que por tanto son intocables para todos los poseedores de esa esencia.

Los invito a leer el post de Matías con el tema del día

Ley

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser!

Un comentario en «Capricornio – Mental – Rodillas: LEY»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s