Capricornio – Emocional – Corona: YO SOY HOGAR DEL ESPIRITU

Soy: abordamos un tema delicado, la razón

Yo: es un tema delicado. Tengo un patrón arraigado de todos mis ancestros, de mis padres, abuelos, bisabuelos, donde la tozudez y el tema de tener razón por cada cosa que se pensaba ó hacía, estuvo muy presente en todo tipo de situaciones.

Soy: estás enfocado en esta conversación en lo que respecta a quién tenía la razón ante determinadas circunstancias

Yo: visualizo este concepto, y aparecen momentos en los que escuchaba conversaciones entre mi padre y su padre, mi abuelo, donde uno al otro le decía que era terco porque no escuchaba, y quería tener la razón por algo, y no era así. O las discusiones, a veces banales, entre mis abuelos, por algún tema en el que cada uno decía que tenía la razón. Y donde no se llegaba a una discusión que traspasaba ningún tipo de situación fuera de lugar, pero a veces terminaban sin hablarse por un rato, porque estaban verdaderamente enojados

Soy: no llegaban a un acuerdo, y eso generaba frustración y desentendimiento

Yo: no había escucha. Y tampoco se razonaba. Cada uno se plantaba en su propia percepción, y por más explicaciones que se dieran, no había forma. Nadie aflojaba.

Soy: parece ser más una cuestión de orgullo que de entendimiento

Yo: había mucho de eso también. Y de no equivocarse. Si se estaba en los opuestos con algo, si alguien aceptaba lo que el otro decía, era un triunfo para uno y una derrota para el otro. El victorioso, por ende, tenía la razón, y el otro no. Y el error quedaba marcado. De allí que a veces el no reconocimiento era una forma de no dar el brazo a torcer.

Soy: y te ha marcado de pequeño, y aún hoy hay resabios de ese patrón.

Yo: si. Me esfuerzo. Trato de modificar el patrón. Lo entiendo. Lo concientizo. Pero brota muy naturalmente. Me cuesta aceptar un error en el razonamiento. Me siento poderoso cuando razono, me siento seguro de lo que concluyo. Pero a veces me equivoco, y allí aparece esto de negar en principio que puedo haberme equivocado, intento tener la razón, intento encontrar algún camino que me pueda dar, aunque sea una posibilidad de tener razón, y esto lo hago automáticamente, y rápidamente, lo que me hace sentir que ya lo tengo tan arraigado, que luego pienso que es muy difícil que lo pueda modificar.

Soy: a ver. Te resulta difícil modificarlo. Lo sé porque estoy aquí contigo. Pero encuentro también un cambio en tu evolución siguiendo el camino del YoSoy. Lo haces, lo sabes, y lo tienes bastante concientizado. Intentas, lo sé, modificar tu forma de manejar una situación en la que te das cuenta que no tienes la razón, y ya no te empecinas en seguir dándote cabezazos contra la pared por el orgullo de no mostrar a otros que te equivocaste. Has comenzado a callarte en un momento determinado, has incluso reconocido tus errores de concepto, has pedido disculpas, hasta a veces te ríes de los errores y lo expresas. Hay varios cambios, aunque también hay momentos en que te brota el patrón. Pero es menos. Y si sigues trabajando, será aún mejor

Yo: lo se. Lo hago. No me presiono para que deje de actuar de esta forma. No me sirve presionarme. No me ayuda a modificarlo. Entiendo que tengo este patrón. Cuando actúo empecinado, lo veo, me digo a mí mismo que debo parar, escucho mi centro, a ti, y modifico con ciertos actos diferentes a lo que solía hacer, y me hace sentir mejor y cambio la postura. Y si no la cambio, no me castigo. Me digo que debo seguir trabajando más para modificar. Acepto lo que hago, no lo dejo a un lado, no me enojo tanto, intento todo esto, y a veces me da buen resultado

Soy: estás en la etapa de trabajo. A veces estarás más equilibrado, a veces no tanto, y eso lo verás en cada situación y verás cómo actúas. Pero lo más importante es el aceptar que este concepto es uno de los que más te cuesta trabajar y modificar en este camino que estás transitando. Dependerá de tu voluntad el seguir puliendo esos resabios que tienes incorporado, para, en algún momento, poder trascender esto y seguir con otra etapa de tu aprendizaje en este camino de vida.

Los invito a todos a ver el video de Matías con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a entablar la conversación con su propio Soy, escuchar lo que cada uno tenemos para decirnos. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s