Capricornio – Emocional – Sacro: YO SOY HOGAR DE LA MATRIZ

Soy: el concepto de frustración lo has experimentado de manera potente en tus inicios. Pero, qué ocurre hoy día?

Yo: una persona con alto grado de perfeccionamiento de las cosas, queriendo que todo salga según lo planeado, el tema de la frustración ha sido fuerte en los comienzos. Me frustraba de manera continua, sobre todo si no se hacían las cosas como yo quería.

Soy: caprichoso

Yo: sí, era tildado de caprichoso, y me costó mucho sacarme ese mote familiar

Soy: y de caprichoso, pasaste a terco

Yo: bueno, podría decirse. Pero la frustración la tuve presente siempre. Por dar un ejemplo, una de las cosas que siempre quise hacer de pequeño era ganarle a cualquier juego a mi papá. Y no había forma. El no me dejaba ganar nunca. Una vez, jugando una partida de ajedrez, me dije a mi mismo: hoy le ganas. Y la partida fue, como siempre, ganada por él. Y cuando hizo el jaque mate, giré mi brazo derecho hacia la izquierda, y luego, cual escoba, lo pasé por todas las fichas tirándolas al suelo. La frustración fue tal, que lo recuerdo vivamente. El se reía a carcajadas, y yo más frustrado todavía.

Soy: quería enseñarte a saber perder. Y que le ganaras como corresponde.

Yo: entiendo que sí. Pero mi frustración era grande. Entiendo que es importante ganar como corresponde, pero quizá necesitaba un aliciente diferente. Eso siempre lo pensé de esta forma.

Es más, cuando mi hijo comenzó a crecer y querer ganarme cuando jugaba conmigo, me transportaba a cuando yo quería hacer lo mismo, y en vez de continuar el patrón recibido, lo que hice fue que se esforzara en seguir mejorando, pero ganaba, aunque a veces perdía yo para que se sintiera bien él.

Soy: modificaste el patrón.

Yo: sí, lo modifiqué. Cuando hablamos en la familia al respecto, suelo decir que familiarmente, para cualquier juego, siempre fui un perdedor. Con mi padre, porque nunca me dejó ganar, y con mi hijo, porque siempre lo hice ganar de pequeño, y de adolescente, cuando quise ganar, ya no pude.

Soy: jaja! Y la frustración?

Yo: en ese sentido, desapareció. No soy un gran atleta, y si bien tengo mis deseos de ganar cuando compito, también tengo claro que va a ser más factible que pierda a que gane. Me puedo frustrar en el momento, pero lo tomo como herramienta para continuar jugando e intentar mejorar.

Soy: y hoy día, tienes frustraciones?

Yo: por supuesto. No puedo decir que no me frustre. Pero sí siento que he progresado mucho, pues si no me resulta algo como lo propuse, veo la forma de resolver lo que fuese para llegar a un resultado similar. Me suelo frustrar cuando no me entienden, por ejemplo, y a veces me enoja esto. Pero no por sentir que mi contraparte no me quiera entender, sino que me enfoco en que no me expliqué correctamente, y eso no debiera ocurrirme, pues me siento una persona muy capaz de explicar cualquier tema. Así pues, busco la forma de mejorar mi explicación, y suele funcionar.

Soy: has trabajado mucho este concepto, y el Universo te ha traído muchas situaciones en las que la frustración fue fundamental para que la vivencies profundamente, y dio resultado, pues hoy día es muy diferente cómo reaccionas

Yo: trabajo duro, debo decir. Pero me hace sentir más tranquilo en no estar enfocado en las frustraciones. Hasta puedo permitirme reírme cuando me frustro.

Soy: bien por ti! Bien por nosotros!

Los invito a ver el video de Matías con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a entablar la conversación con su propio Soy, escuchar lo que cada uno tenemos para decirnos. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s