Acuario – Mental – Plexo: CANIS

Sirio (Alfa Canis majaría), la estrella perro, no ha podido pasar desapercibida jamás a ningún hombre que mire las estrellas ya que es la más brillante del firmamento. Su aparición suscitó siempre el temor y la veneración del ser humano.

Hace aproximadamente 5.000 años, ella era la encargada de regir los calendarios egipcios; su nacimiento heliaco coincidía con el solsticio* de verano, anunciando el desbordamiento del Nilo y el renacimiento de las tierras resecas de Egipto. La llamaron Sothis y fue considerada la estrella de Isis, diosa del amor y de la vida, que llorando busca a su esposo Osiris y lo despierta del sueño de la muerte.

Pero no para todos los pueblos tuvo el mismo significado, para otros (en schol. Germán.)’, su pellejo resplandeciente incendia el verano y anuncia el comienzo de la fatalidad. Cuando Sirio —la palabra “saínos” significa ardiente, abrasador y se aplica a cualquier astro que cumpla estas condiciones, como el sol—, llamada así por ser un astro brillante y ardiente, Canicula (perrita) , o Canis (perro> nombres por los que también la conocen los latinos), se encontraba en el centro del firmamento, el sol duplicaba su calor haciendo enfermar a los hombres y a los perros: trae los llamados “días de perros”, expresión que ha llegado hasta nosotros. Este es el origen del nombre de “canícula” con que se conoce aún a los días más calurosos del verano.

Sin duda en el origen de los nombres y figuras de las estrellas, Sirio o Canícula —nombre que pudo ser sugerido por la función de la estrella que a modo de perro guardián anuncia el inminente peligro— era la única protagonista de la constelación. Cuando se agruparon las estrellas en constelaciones, se buscó entre sus vecinas las necesarias para formar este can; las estrellas de los alrededores se prestaron con bastante facilidad a formar el encaje de un animal —el hecho de que sea concretamente un perro es más discutible—. Exactamente el mismo proceso se siguió en otra estrella próxima, Procyon (Alfa Canis Mínoris), identificada con otro perro, Canis Minor, y cuyas mitologias se confunden y entremezclan.

Su identificación más corriente es considerarlo uno de los perros de Orión, el valiente cazador que fue colocado entre las estrellas; para que no se sintiera sólo los dioses colocaron a su lado a sus das perros: Canis Majar y Canis Minar, y a una de sus presas: Lepus

Los invito a leer el post de Matías con el tema del día

Canis

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s