Piscis – Mental – Tercer Ojo: SEGUNDA DIMENSION

Cada vez que subimos una dimensión, tenemos que imaginar que “añadimos una línea más” a nuestro Universo. En este caso, en la segunda, sumamos una línea espacial a la primera. Por lo tanto, ahora sumamos una nueva dimensión que es la anchura.

Un objeto de dos dimensiones tiene tanto longitud como anchura, pero sigue sin tener altura. La segunda dimensión, pues, es un plano, una superficie bidimensional que no tiene altura. Es totalmente plano.

En la segunda dimensión, se agrupa al mundo elemental. Entendemos que la vida básica y puramente instintiva se forma en este estado. La mayoría de las plantas y animales habitan en ella.  Así como todo lo concerniente al curso de la naturaleza.

Dentro de este campo vibracional de segunda dimensión se encuentran además las fuerzas energéticas que rigen los cinco elementos (tierra, agua, fuego, aire y éter), prácticamente éste es el mundo que rige el curso de la naturaleza y la evolución estableciendo las bases fundamentales de la tercera dimensión.

Con dos dimensiones ya tenemos un plano. Al igual que se puede definir una línea mediante dos puntos, se puede definir un plano mediante tres puntos, pero vamos a hacerlo de otra manera. Dos rectas que se cortan definen un plano. O, dicho de otra manera, dos universos de una dimensión que se cruzan, sólo pueden imaginarse en dos dimensiones. Pensemos en una línea que se bifurca. Volvamos a nuestros seres de una dimensión. Imaginamos uno de ellos que camina por su recta hasta llegar al cruce con otra recta.

Estaría ante una bifurcación, y dependiendo de por dónde siguiera, entraría en un universo completamente diferente.

Pero ese ser no podría imaginarse cómo es posible. Podemos imaginar también un universo de dos dimensiones donde habitan seres bidimensionales. Estos seres planos tendrían anchura y longitud, pero no altura.

No podrían imaginarse una tercera dimensión. Imaginamos ahora cómo verían un objeto tridimensional que cruzara su universo bidimensional. Sólo serían capaces de percibir la sección contenida en el plano que forma su universo. Es decir, imaginando una esfera que cruza ese universo plano.

Los seres bidimensionales verían un pequeño círculo que aparece de la nada, que va creciendo hasta llegar a un máximo (justo cuando el plano corta por la mitad a la esfera) y luego se encoge hasta desaparecer. Para ellos sería un misterio.

Los invito a leer el post de Matías con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s