Piscis – Físico – Raíz: YO SOY EL UNIVERSO MANIFESTADO

Soy: qué te resulta más sencillo, perdonar ó pedir perdón?

Yo: en el aquí y ahora, ambas situaciones me resultan iguales. Puedo pedir perdón si comprendo que alguien se ha sentido mal por algo que he hecho, e igualmente, puedo perdonar si alguien me ha hecho sentir mal por algo que hizo. En otros tiempos no era así.

Soy: hablemos un poco de ello

Yo: las agresiones del afuera siempre me han hecho sentir mal, de pequeño, y quienes sentía de agresores, no podía perdonarlos. Obviamente que eran gente mala para mí, y ni siquiera podía tener comunicación. Entonces, eran mirados por mí con menosprecio, y eso supongo complicaba más las cosas.

Soy: tu mirada transparente te complicaba la relación aún más.

Yo: y a su vez, no había forma que pudiera pedir disculpas por nada, pues estaba muy ensimismado en mí, con mis cosas, y siempre tenía un fundamento o razón para hacer las cosas, y mentalmente formaba todo un retrato de por qué tenía razón, y por ende, disfrazaba mi accionar y nunca era malo ni tenía que pedir las disculpas del caso.

Soy: y cómo te hacía sentir todo eso?

Yo: obviamente que tener siempre un fundamento para decir que había hecho bien las cosas y que no tenía que pedir perdón alguno me hacía sentir que escapaba de una situación incómoda para mí, y de esa manera, salía victorioso y sin tener que asumir responsabilidad alguna. Por otro lado, de aquellos que sentía me hacían daño, tenía la expectativa que vinieran a pedirme perdón, y obviamente no lo hacían, pues no sentían que me estaban haciendo daño, ó no les importaba que me lo hicieran, y ello me resultaba aún más frustrante, y me generaba un aumento de mi bronca y odio hacia esas personas. Era una bola que se hacía cada día más grande.

Soy: y a su vez te generaba cierta decepción hacia ti mismo e incluso pensabas a veces que todos ellos, las cosas que te decían y que te herían, debían ser ciertas, aunque no lo sintieras.

Yo: algunas veces me sentí muy indefenso y había un conflicto fuerte entre lo que de mi interior brotaba y lo que los demás sentía me ubicaban.

Soy: y hoy sabes que era tu fiel reflejo

Yo: pero en ese momento no entendía ni que era reflejo, ni por qué no veían lo que sentía internamente. Me sentía vulnerable.

Soy: porque no podías separar tus reflejos de sus reflejos. Recuerda que cada ser se refleja en otros, y también actúan y reciben ese reflejo de los demás, incluso de ti.

Yo: y se entremezclan las perspectivas. En definitiva, me costó mucho en aquel entonces poder perdonar a quienes sentía me hacían daño

Soy: y cómo fue ocurriendo esto?

Yo: como siempre terminamos nuestra conversación del día. Habiendo caminado el sendero del YoSoy reconociendo cada concepto, trabajándolo y comprendiendo mis acciones, entendiendo los patrones heredados, trabajándolos y llevando a la superficie de la consciencia cada concepto, las acciones tomadas y los cambios para poder integrar y trascender.

Soy: y así fue cómo el perdonar y pedir perdón pasó a ser algo sencillo y nada difícil de realizar

Yo: cada persona de la que me sentí herido, cada acción que han hecho y que me hiciera sentir mal, las he perdonado, me he liberado de la angustia, del dolor, de la bronca, de la ira que podría ocasionarme. Y a su vez, a todos ellos les pedí perdón en pensamiento, pues también cada pensamiento negativo hacia ellos era una ofensa. Y todo ello me llevó a desinflar mi apego a cada situación, y desde otra perspectiva, comencé a darme cuenta cuán encerrado yo estaba en mi pensamiento, y que esas personas quizá no habían sido tan duras y crueles como yo lo había sentido. También le pedí perdón a mi niño interior, ese ser maravilloso que había sufrido y que con mi protección y bajo mi responsabilidad, ya no iba a volver a pasar por ello, y sentí que había sido perdonado, y todo, a partir de allí se volvió más sencillo.

Soy: conseguiste el perdón de ti mismo, y con ello, el inicio de otra etapa en este sendero de vida

Invito a todos a ver el video de Matías con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a entablar la conversación con su propio Soy, escuchar lo que cada uno tenemos para decirnos. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s