Aries – Emocional – Sacro: YO SOY SABIDURIA CREADORA

Soy: si hablamos de lucha, siempre te has percibido como un luchador.

Yo: internamente, me he visto así. Aunque lo que mostraba hacia afuera y me reflejaba desde el exterior, es que me hacían ver todo lo contrario.

Soy: el tema en esos primeros años de vida era que la lucha estaba mal enfocada. En la creencia que luchar es pelear, vencer y de ello, ser, ya sea el mejor, el líder, el más admirado, el más querido, el concepto estaba mal comprendido.

Yo: seguro. Luego fue cambiando al concepto de luchar por mostrar y encontrar mi propio lugar. Utilizando herramientas que me permitían estar donde consideraba debía. Esto me permitió ir modificando esta comprensión del significado, y aportar mi parte para hacer entender a otros que el lugar donde yo debía estar era el que elegía yo, y no en el que me ubicaban los demás. Y fue una lucha ardua el poder demostrarlo

Soy: y allí volvió a mutar la comprensión de este concepto. La lucha no era hacia afuera, sino hacia adentro.

Yo: sin duda. Cada acción, cada reacción, que debí experimentar en mi sendero me llevó a comprender que la lucha era interna, no del afuera. Todo estaba en mí, y lo fui entendiendo, poco a poco, con cada decisión tomada. Desde comenzar a leer el Gita, donde me identificaba plenamente con Arjuna, el fiel amigo de Krishna. Y cómo ese diálogo me llevó a modificar mi propia percepción. Luego, por supuesto, el camino del YoSoy, donde cada uno de todos los 360 conceptos trabajados en ese primer año, me dieron la introducción de ir comprendiendo el concepto particular del día en el panorama completo, y donde este segundo año, me hace percibir en consciencia cada concepto, y cómo los vivo, cómo acciono al respecto, y cómo son las consecuencias en base a mi accionar. Cómo comprendo lo positivo ó no de mi accionar, y cómo puedo cambiar para que se modifique ese accionar.

Soy: Es decir, la lucha ya no resulta ser hacia los demás, sino hacia el poder batallar contra tus propios preconceptos, incoherencias e inconsciencias.

Yo: como todo, no es fácil. Nadie mejor que yo mismo para saber cómo traicionar o dinamitar senderos que debería transitar para alcanzar mi propia evolución.

Soy: y el dejar de luchar hacia afuera te permite enfocarte en tu propia lucha.

Yo: sin duda. Si lo pienso, brotó mi intento de luchar hacia afuera cuando escribí mis primeros posts en este blog.

Soy: volvamos a ello

Yo: había puesto expectativas en poder ser un oyente aplicado en todo lo que Matías había presentado, cada día, cada concepto, durante todo el año del camino del YoSoy. Había encontrado una forma de seguir el sendero, aportando mi perspectiva, pensando en trabajar mi camino y ayudar a otros que consideraba quedaban en el camino, pues él seguía con su propio camino, y lo consideraba injusto, de soltar tan rápido y pronto a quienes eran sus seguidores, obviamente aportando lo que él habrá considerado correcto, durante ese año, pero percibiendo que ya no soportaba más el seguir en el mismo lugar. Sentía que estaba obligado a estar allí haciéndolo, y se asfixiaba con bastante asiduidad, a estar haciendo cada post, encerrado y con las alineaciones. No correspondía a su energía movediza y lo decía continuamente. Esto me llevó a comprender que el sendero terminaba allí, y como muy bien él mismo decía, cada uno debía continuar por sus propios medios y formas.

Soy: completamente entendible

Yo: yo decidí seguir mi camino aportando mi perspectiva en este blog, y pensé que era algo excepcional. Pensé que ese aporte era, incluso, muy bueno para la Fundación, y para todo lo que él estaba formando, y que mi aporte podía ayudar a hacer seguir creciendo el proyecto.

Soy: pero nada salió según tus expectativas

Yo: obviamente que la Fundación tiene su propio camino, sigue las directivas de quién la fundó, y sus propios intereses van por otro lado. A su vez, existen muchos tipos de oyentes y seguidores. Aquellos que buscan desarrollar su propio ser, y aquellos que ciegamente lo siguen. Hay muchos de estos últimos, desde los que lo aman ciegamente, hasta los que lo defienden casi de forma radicalizada, hacia cualquier crítica, sea buena o mala, hacia cualquier accionar de otros que puedan opacar la propia luz de su ídolo, y la misma estructura está para que la centralidad absoluta sea la de él mismo. Porque, dicho sea de paso, es su propia energía que hace que no pueda salir de ese lugar, que es donde se siente cómodo y percibo, seguro de sí mismo.

Soy: y todo ello fue el combo perfecto para iniciar la lucha

Yo: aunque fue efímera. Desde no permitirme presentar mis posts diarios en las redes de la Fundación, del recibir rechazos y comentarios de querer colgarme de la fama de Matías, de intentar lucrar con esto a costas de él, de quedarse muda la Fundación cuando les mostré todo ello, me hizo sentirme muy defraudado y en definitiva, considerar que todo lo que mostraba él y su entorno, no era más que un espejismo, como cualquier otra asociación, con mucho marketing, mucho palabrerío bonito, un enfoque que llama la atención de alguien locuaz, y un grupo de seguidores ciegos que solo actúan por impulso inconsciente, con muchos problemas internos que no pueden resolver viviendo en inconsciencia, y buscando a su Mesías que le dirá cómo, cuándo y dónde ir para poder llegar a encontrar lo que quieren y necesitan.

Soy: y por qué dejaste de luchar?

Yo: creo que no fue dejar de luchar. Fue entender que eso no significaba luchar. Dejé de seguir el conflicto. Salí de mi perspectiva. Seguí haciendo lo que consideraba correcto para mí. Comencé a luchar con mi propio interior: por qué seguir haciendo algo que me resonaba, pero habiéndolo hecho alguien del que me sentía defraudado, pues consideraba que su accionar después de terminar el año, sus incoherencias en sus redes, su accionar que no entendía, me hacía rechazar todo lo que estaba haciendo?

Soy: comenzaste a comprender que el problema no era él sino eras tú, con tus expectativas, con tu impulso a hacer algo pensando que te iban a agradecer y que ayudarías a alguien que estaba haciendo un trabajo maravilloso para con los demás.

Yo: comencé a comprender que había mucho que debía modificar, que era una oportunidad para poder hacer el segundo año del sendero siendo consciente del trabajo que debía hacer, el trabajarlo seriamente, en escribir cada post poniendo mi esencia en la escritura, y mostrándome tal como soy, pienso, e intentando encontrar el equilibrio, que es el que me hace sentir más pleno.

Soy: y así comenzaste a transitar tu camino de verdad, en equilibrio y consciencia.

Invito a todos a ver el video de Matías con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a entablar la conversación con su propio Soy, escuchar lo que cada uno tenemos para decirnos. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s