Tauro – Mental – Tercer Ojo: YO SOY ORIGEN DE LAS DIMENSIONES

Yo: resonancia. Concepto que me cautiva.

Soy: es que has utilizado este concepto para poder comprender mejor lo que tu esencia marca y donde esa correspondencia te da la seguridad del camino que estás realizando en este sendero de vida.

Yo: si. Muchas veces he sentido que hacía las cosas sin una mínima resonancia. Sin ser lo que realmente quería hacer.

Soy: ocurre que lo que te resuena parece ser momentáneo, y el cúmulo de situaciones que surgen a tu alrededor modifica esa resonancia y distorsiona el pensamiento y la acción consecuente.

Yo: pero cómo hacer para que lo que realmente nos resuena sea lo que tomemos como base para tomar nuestras acciones?

Soy: vayamos a la fuente. Piensa en algo que resulte práctico que estés haciendo hoy día.

Yo: mmm… este blog, por ejemplo.

Soy: ok. Te ha resonado escribirlo, pues de lo contrario no lo seguirías haciendo, correcto?

Yo: sí, por supuesto.

Soy: y siempre has tenido la misma fuerza de voluntad para escribir tus posts?

Yo: no siempre. A veces decae. A veces no tengo inspiración. Lo termino circunscribiendo a la fuerza de voluntad y de haber tomado un compromiso de escribir a lo largo de todo un año, una conversación contigo, donde trabajar cada concepto, de manera muy básica, muy sencilla, sin mayor profundidad, aunque aportando una dinámica de diálogo que me permite a lo largo de estos 360 días el mostrarme cada día de la manera en que mi interior se muestra. A veces más, a veces menos.

Soy: y qué te ha resonado tanto, que ha hecho que quieras comprometerte a hacer algo que pudo ser novedoso para ti, importante para tu desarrollo espiritual, y poco o nada importante para aquellos que puedan estar leyendo estos posteos?

Yo: desde un primer momento he sentido que escribir este blog era un tema personal, propio de mi ser, y me resonaba hacerlo porque debía seguir trabajando cada concepto, no orientado por quién lo había desarrollado, sino por mi propia esencia, pues sentía que se mezclaba lo que realmente me resonaba del camino del YoSoy, con otras cuestiones que no me resonaban para nada. Entonces, pude separar y avanzar en ese camino de resonancia a través del segundo año del camino. Ya desde mi perspectiva. Y aportando mi visión de las cosas en nuestra charla diaria.

Soy: pero en todo ello debe haber emergido algo relacionado a querer mostrarte a los demás. Estás hablando en las redes de temas que sientes son profundos para ti y tu sendero de vida, y lectores de cualquier parte del mundo entra a tu blog y lee lo que piensas, haces y sientes en tu propio sendero.

Yo: me resuena el hacerlo desde varios ángulos de perspectiva. El primero, el principal, es poder mostrar que cualquiera puede escribir diariamente una conversación con su ser superior, su centro, su equilibrio, donde surgen una serie de preguntas y respuestas, que, haciéndolo en consciencia, francamente y despojado de vanidades, puede resultar más que positivo para el desarrollo de cualquier ser. Luego, lo he percibido siempre desde el punto que, al escribir cada día lo que pienso y siento de cada concepto, quedará registrado en la red, y mis descendientes podrán leer lo que escribí y tendrán una idea bastante aproximada de quién era y cómo pensaba y lo que he hecho en este sendero. Y siendo honesto y mostrando mi ser, mi esencia, tal cual es. Finalmente, está el poder incentivar a otros, con sus propias perspectivas, con sus propios propósitos, a que aporten en esta vasta red sus propias experiencias, sus visiones, sus aprendizajes, y así aumentar exponencialmente las infinitas perspectivas que existen de cada concepto tratado. Y aprender unos de otros. Y formar la red que ayude a los seres humanos a transformarlos al camino de la consciencia y equilibrio del ser.

Soy: causa noble.

Yo: no lo siento como una causa. Lo siento más bien como una consecuencia de mi aprendizaje en este camino de concientización y equilibrio de mi ser.

Soy: es por ello que, por más que a veces no tengas las ganas, el día te haya consumido de energía para tomarte unos minutos y charlar conmigo, aún así, pones tu voluntad por sobre todo y sigues escribiendo cada post.

Yo: es que me hace bien, ya te lo he dicho. Y cuando termina nuestra charla cada día, me siento feliz. Pues hubo un día más de comunicación contigo.

Soy: y vamos por el día 272.

Yo: quién iba a pensarlo.

Soy: me resuena que yo.

Invito a todos a ver el video de Matías con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a entablar la conversación con su propio Soy, escuchar lo que cada uno tenemos para decirnos. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s