Tauro – Mental – Laríngeo: ENERGIA

La Medicina Tradicional China contempla algo que en la mirada positivista (de algunas comunidades de occidente), ha pasado completamente inadvertido, el Qi (se pronuncia chi). Para ella, todo cuanto hay en el universo es Qi, tanto la corriente de bioelectricidad que constituye el cuerpo, la estructura material de un hueso o de otros tejidos o las emociones que generan pensamientos/sentimientos.

El Qi se puede definir, si se desea simplificar al extremo tal definición, como energía; sin embargo este concepto es amplísimo, ya que abarca diversas manifestaciones entre las cuales se encuentran formas/funciones/un variado número de sustancias/estructuras físicas y no físicas/sentimientos/señales/ondas/vibraciones/emociones/pensamientos y otros elementos visibles e “invisibles” que forman el cuerpo en todos sus niveles energéticos y que lo entrelazan en una red de relaciones internas y externas, en resumen llega al delicado e impalpable fluido/éter denominado Yin y Yang.

Esta forma de pensar las cosas, más allá de los límites de la mirada positivista, cuando es entendida a profundidad, amplía las posibilidades terapéuticas a niveles que la concepción biomédica no alcanza. Si dejamos de contemplar las estructuras sólidas, los tejidos y las células que forman un cuerpo físico como estructuras puramente materiales y empezamos a pensar que no lo son tanto, o que esa estructura va más allá de la idea de lo material, que son energía condensada, los conceptos más arraigados sobre la materia inmediatamente empezaran a cambiar; una enfermedad con deterioro orgánico ya no es sólo una enfermedad que está dañando al cuerpo físico, comienza a adquirir la forma de un desequilibrio global y de un estado de discontinuidad del flujo del Qi en todas su formas y manifestaciones que involucra toda la llamada historia o leyenda personal.

En la Medicina China se considera que el hombre (microcosmos) es un reflejo del Universo (macrocosmos). El hombre que está entre el cielo y la tierra es lo que en esta cosmovisión se denomina Ren: persona/sujeto/individuo, es una forma de energía que a su vez se nutre de la energía Yang y Yin proveniente de las dos primeras (energía del cielo y energía de la tierra). Las mismas leyes que explican los cambios en la Naturaleza, Yin-Yang, Wu Xing, (cinco movimientos o cinco elementos), se aplican al funcionamiento del organismo. El organismo es una unidad, es un sistema en el que cualquier función, órgano, tejido, estructura, vibración, están relacionados unos con otros. Además, existe una correspondencia directa entre lo que sucede en la naturaleza y lo que le sucede al sujeto (y a la inversa). Los cambios y movilizaciones que existen entre las energías que conforman cielo y tierra son innumerables, así el hombre y la naturaleza están relacionados estrechamente.

Invito a todos a leer el post de Matías con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s