Tauro – Emocional – Laríngeo: MUSICA

En el marco del curso de estética que impartió por cuarta y última vez en la Universidad de Berlín durante el semestre de invierno 1828/1829, Hegel dedica siete lecciones de una hora a la música. El capítulo sobre la música está situado, en 1829, en la tercera parte de los Cursos de Estética. Después de haber tratado de los conceptos de lo bello y del ideal en una «parte general», tras haber trazado sus diferentes momentos -simbólico, clásico, romántico- en una segunda «parte particular», Hegel presenta las diferentes «formas de arte» en la última parte.

La música, arte de los sonidos y de la interioridad, tiene un sitio, como es sabido, entre las artes plásticas, escultura y pintura, cuyo objeto es el volumen y la superficie, que tienen por tanto una objetividad espacial, y la poesía, que tiene igualmente el sonido como material, pero el sonido como signo, una interioridad que se relaciona por tanto con la objetividad.

El problema estriba entonces en saber qué valor artístico puede tener la música; en tanto que arte de la interioridad pura se encuentra en la cima del arte romántico, pero en ausencia del contenido objetivo no puede de ningún modo, según Hegel, alcanzar el absoluto del arte. La concepción romántica, como la encontramos en Hoffmann o en Schopenhauer, que ve en la música como arte de lo inefable la revelación más alta, entra en contradicción completa con los presupuestos estéticos y filosóficos de Hegel: para él el pensamiento objetivo en el lenguaje es la manifestación más alta del espíritu. El «pensamiento musical» en la Fenomenología del Espíritu no es sino un pensamiento indeterminado, que no llega al concepto.

Allí comentó: “El quieto uno-fuera-del-otro era el elemento de las artes consideradas hasta ahora. En tanto que aparece, se produce vibración, movimiento. Esto ocurre para el oído. Oído y vista son sentidos ideales. El aparecer del movimiento es desaparecer inmediato. Se pasa aquí a la interioridad. El sonido es entonces algo interior, de modo que, si se quiere hablar en este caso de modo determinado, ha de pasarse necesariamente a lo técnicamente bien determinado. La naturaleza misma del elemento entraña ahí que lo menos determinado en general se puede indicar».

Invito a todos a leer el post de Matías con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s