Géminis – Mental – Laríngeo: YO SOY ESPIRAL DE SONIDO

Soy: has pasado por diferentes etapas en relación con el tema del día. A veces has hablado de más, te has ido de boca, y otras veces te has callado, lo que también ha generado fuertes distorsiones en tu sendero.

Yo: yendo a mi época de niño y hasta la temprana adolescencia, solía quedarme callado cuando me hostigaban, por lo que no decía lo que debía decir. Luego, en mi casa, toda la represión en la relación con el afuera, explotaba en el núcleo familiar, y como bien has dicho, solía irme de boca. Era un desequilibrio fuerte. Luego, con los años, y con las herramientas que acumulé en mi camino de vida, pude comenzar a decir lo que tenía que decir a quién debía decirlo. La locuacidad en el habla, la capacidad de poder armar un escenario determinado para ciertas acciones tomadas ya sea en el ambiente laboral, o en el familiar o entre amigos, me llevó a poder expresarme mucho más abiertamente respecto a lo que pensaba, sea algo bueno o malo, o me molestara, y por lo tanto me sentí mucho más equilibrado en lo que debía decir y mi pensamiento.

Soy: pero es péndulo terminó yéndose para el otro extremo.

Yo: en cierta forma. Empecé a darme cuenta de que podía armar ciertos escenarios en los que convencía a otros a aceptar lo que presentaba y decía, y así terminaba convenciendo a la contraparte de la razón que tenía para actuar de cierta manera, por ejemplo.

Soy: y te hacía sentir poderoso.

Yo: sobre todo en el trabajo. Sentía contar con esa herramienta fundamental para llegar a donde quería llegar en mi carrera profesional.

Soy: pero la historia cambió con todo lo vivido, sobre todo, en el ambiente laboral.

Yo: sí, lo hablamos ya, y no voy a volver a ello, pero el Universo terminó demostrándome, precisamente, que no era la forma de poder transitar mi sendero.

Soy: y comenzaste a callar.

Yo: y el péndulo volvió nuevamente hacia el otro extremo. Me agazapé, dejé de ser vehemente en mis comentarios, comencé a callar en algunos momentos, de manera de evitar ciertos enfrentamientos, pero, como todo virginiano, el callar a veces se transforma en aguantar, y luego de mucho aguante, viene la erupción volcánica y los posteriores problemas.

Soy: y también te demostraba el Universo que no era bueno actuar de esa manera.

Yo: obviamente el Universo muestra todo. Así que el enfocarme en el camino del YoSoy, el trabajar los conceptos, el conocerme más, me permitió posicionarme más en el centro de mi ser, el poder accionar de manera más equilibrada y en coherencia, y de esta manera pude ir modificando actitudes que estaban muy arraigadas en mí.

Soy: y hoy cómo manejas las situaciones?

Yo: diciendo lo que tenga que decir, de forma equilibrada y en plena consciencia. Y callando en los momentos que sé debo callar, manteniendo ese equilibrio y coherencia. Y el resultado es más que bueno, es óptimo. Me relaciono mejor con mi entorno, y me siento mucho mejor conmigo mismo.

Soy: pues estás en el camino de aprendizaje, en tu sendero de vida.

Invito a todos a ver el video de Matías con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a entablar la conversación con su propio Soy, escuchar lo que cada uno tenemos para decirnos. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s