Cancer – Mental – Corona: NIEBLA

Como afirma el filósofo español Julián Marías (1960, 296), frente a la novela psicológica del siglo XIX, surge, en intima concordancia con la marcha de la filosofía, un nuevo tipo de novela, cuyo ejemplo extremado y decisivo encontramos en Unamuno. Es lo que pudiéramos llamar la novela existencial. Con esta apelación Marías (id. 297) define una novela cuyo tema principal es el personaje o ente de ficción que imita al ser humano y que, a través de su vida, expone el problema de su personalidad. La novela de Unamuno, Niebla, es precisamente este tipo de obra.

Su protagonista, Augusto Pérez, vive una crisis existencial frente a su destino y, por fin, al intentar resolver su problema de personalidad, llegará a tomar una decisión irremediable. Como veremos, esta novela tiene también una particularidad: muchas obras de los siglos XIX y XX describen un mundo entero, realista, en el que se mueven personajes distintos, animados por motivos diversos en relación con su época y su sociedad. Al contrario, la novela de Miguel de Unamuno, Niebla, expone solamente personajes y pocas descripciones de cosas, de caracteres o de costumbres.

Solo importan el relato y el tiempo íntimo de los personajes: la novela existencial se preocupa del ser, y de la personalidad del ser. Esto no quiere decir que la novela existencial no esté relacionada con su tiempo. Esta relación existe, pero de manera indirecta. No expone una descripción de su época, sino un reflejo del estado de conciencia que animaba la sociedad, los artistas y los escritores de España durante el principio del siglo XX, caracterizado por sus profundas alteraciones políticas, sociales y filosóficas.

Siguiendo la misma tendencia, Niebla, nos propone un viaje a través de la consciencia de su protagonista. A través de su historia, Augusto Pérez vive una transformación real, reflejada en su conciencia por medio de un análisis personal, expuesta en monólogos largos y discusiones animadas con otros personajes. Esta reflexión filosófica, paralela a los acontecimientos concretos que ocurren en la vida del protagonista, es también una particularidad de la novela existencial. Así, con Niebla, descubrimos un aspecto innovador de la literatura, lo cual, más tarde, dará nacimiento a la corriente existencialista del siglo XX en Europa.

Invito a todos a leer el post de Matias con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s