Cancer – Mental – Corazón: LAGOS

Los lagos son inicio y fin, principio y vínculo indisociable con la historia, la cultura y los valores de la sociedad que, como espejos, reflejan, cual mudos testigos, nuestra relación con el territorio, y nuestra capacidad de colaboración y cooperación para mantener o mejorar los bienes y servicios que recibimos de tan importantes ecosistemas acuáticos. Son principio, pues la misma agua de su maravilloso espejo corre desde las partes altas de las montañas en una unión indisoluble de la cuenca y su lago; y es fin porque es destinatario de los impactos acumulados y de su capacidad de absorberlos.

Los lagos son espejo, reflejo viviente y complejo de las interrelaciones y relaciones entre la vida y el desarrollo, de las decisiones de hoy y el bienestar de mañana; son pues, uno de los últimos reductos de agua dulce que tenemos; representan una fuente de inspiración pero también mensaje fiel de nuestras decisiones individuales y colectivas, así como hábitat de la gran biodiversidad de especies terrestres y acuáticas, pasajeras o permanentes, conformando nuestra identidad y patrimonio natural.

Los lagos son expresión genuina del ciclo hidrológico, y son también reflejo de la interacción entre el suelo, la vegetación, la vida y la dinámica hidrológica a partir de la estructura y funcionamiento de toda la red de ríos y arroyos que confluyen a un solo punto -el lago-, en una misión de almacenar agua y conformar hábitats cincelada en tiempos geológicos, y otra más reciente de mantener la calidad y cantidad de los servicios ecosistémicos para la vida de las personas y los ecosistemas, mientras las presiones a su degradación extensiva se intensifica y se exacerba en un contexto de cambio climático.

La multidireccionalidad y el relativo largo tiempo de retención de sus flujos de agua integran en forma compleja el funcionamiento de estos ecosistemas acuáticos con la dinámica socio-ecosistémica de la cuenca y su lago, condicionadas estas interacciones con el origen o edad del lago, el clima, la salinidad y la estratificación o la dinámica de flujos de materia, vida y energía dentro del cuerpo de agua; estas características únicas hacen de cada lago, laguna o cuerpo de agua artificial entes vivos, genuinos e irrepetibles en su funcionamiento, su capacidad de respuesta e integración social, económica, cultural y ecosistémica, generando únicas formas de construcción de la colaboración y cooperación para el manejo y gestión integral.

Invito a todos a leer el post de Matias con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s