Cancer – Físico – Tobillos: DIVINO

Para el cristianismo lo divino se hace presente bajo la figura del Redentor que da fe del más allá. Así la relación de la vida humana con lo divino se funda en la fe y la fe es la aceptación de la palabra de Cristo. De ahí que se vuelva necesario un credo, una teología y, en último término, una hermenéutica.  La experiencia griega de lo divino, en cambio, no provenía de la fe y en un sentido restringido tampoco tenía que ver con la religión, pues en la relación del hombre con lo divino no mediaba predicación alguna ni existía la necesidad de la persuasión.

Tampoco se trataba de una relación intelectual y en ese sentido no fue fruto de una invención o creación humana, como podría suponerse de un pueblo altamente talentoso para el pensamiento y el arte.  Ello no significa, por otra parte, que el sentido de lo divino se fundase en una experiencia mística. Para el hombre griego lo divino era algo evidente, algo que no requería demostración o prueba. Sin embargo, no se sigue que de tal evidencia se hubiese generado en el pueblo griego una reacción, acaso como resultado del miedo ante las fuerzas de la naturaleza, luego idealizada y divinizada por los poetas. 

Para intentar comprender la experiencia griega de lo divino es necesario abstenerse de ciertas teorías surgidas de resultados etnográficos, pero también de las comparaciones con religiones monoteístas. Con todo, esta reserva hermenéutica no garantiza su plena comprensión científica.  Pues ¿acaso es posible comprender lo que los hombres griegos experimentaban como divino? ¿No se presentan los dioses completamente ajenos al sentimiento religioso moderno? 

Los innumerables estudios sobre la Grecia antigua ciertamente iluminan el conjunto de la vida griega. No obstante, pareciera que ante la forma de los dioses sólo cabe una representación fabulosa. Pese a ello, postulamos que la experiencia griega de lo divino puede volverse accesible a partir de una aproximación, pero no hacia un objeto de estudio científico, sino hacia nosotros mismos. Tal vez, como indica Walter Otto, “si consultamos nuestras propias experiencias vitales, resultará que éstas no se hallan tan alejadas de los testimonios griegos como en general se cree”. De hecho, afirma, “en nuestra experiencia reside mucho más que aquello de lo cual solemos darnos cuenta”.

Invito a todos a leer el post de Matias con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s