Cancer – Físico – Tobillos: YO SOY RAIZ DEL ESPACIO

Soy: quién es Dios?

Yo: ´Dios es quién, es qué, es cómo, es todo. Lo que veo, lo que no veo, mi interior, el afuera. Absolutamente todo. El Universo es Dios.

Soy: cuándo lo ves?

Yo: cuando veo la salida del sol. O en el atardecer. Cuando estoy mirando un paisaje en la montaña. Cuando veo a un pájaro acercarse en el fondo de mi casa. Cuando estoy meditando al lado de un árbol, o sentado en el pasto. Cuando abrazo a mis hijos. Cuando creo algo. Lo veo muy seguido.

Soy: qué pasa cuando escuchas que hay gente que se muere por hambruna, asesinos que matan sin piedad, violaciones, matanza de animales, destrucción del medio ambiente? Ese también es Dios?

Yo: en otra época solía ser muy crítico de Dios. Pensaba cómo alguien tan misericordioso podía aceptar y permitir, sobre todo, que hubiera tantas injusticias en este mundo. Como personas correctas, buenas, que no le habían hecho daño a nada ni nadie, podían terminar siendo destruidas por seres maléficos, y donde casi nada pasaba. Quizá encarcelar al asesino, pero no más que eso. Luego, obviamente, dejé de creer en Dios para empezar a buscar otra idea de lo que Dios podía significar.

Soy: y lo encontraste en el Universo.

Yo: en su creación, en sus leyes, sobre todo. En el significado de lo que ellas realmente son, y cómo el ser humano puede, bajo su responsabilidad, utilizarlas como herramientas para el bien, para su propia evolución. Y donde la ética, la creencia, la subjetividad, no nada más que un tema humano. Y allí comprendí lo que Dios es y significa para mí.

Soy: es todo lo que hay a tu alrededor.

Yo: y es lo que me permite estar aquí y ahora. En poder experimentar, en poder vivenciar cada día. El trabajar cada concepto para poder evolucionar. Para cumplir los propósitos que he elegido vivir y alcanzarlos, de ser posible, en este sendero. De poder integrar y trascender lo que mis ancestros no han podido. Incluso lo que yo mismo no he podido transcender en mis vidas anteriores.

Soy: sientes que Dios está en ti?

Yo: no hay forma que no estuviera en mí, pues soy parte de todo, por más pequeño e insignificante que pueda ser. Pero a su vez, soy lo suficientemente importante para formar parte de este todo. Por supuesto que me siento ser Dios.

Soy: solía molestarte cuando otros lo decían.

Yo: sí, es cierto. Todo depende de la intención de cada uno en decirlo. No lo digo con la intención de ser más o menos que nadie. Tampoco para sentir que soy el hijo elegido ni un mesías. Lo aporto y lo digo desde el corazón, desde la parte más pura y prístina de mi esencia. Honrando y poniéndome humildemente en el lugar que debo estar. Y comprendiendo que, por ser parte de él, tengo la responsabilidad de cuidar, conectarme y expandirme en mi interior y exterior, y lograr así ser parte de la consciencia universal. Del todo.

Soy: estamos terminando este segundo año. Nos queda solo un día. Estás dispuesto a seguir avanzando?

Yo: sí, lo estoy. Queda solo un día…

Soy: mañana volvemos a hablar, por ultima vez en este segundo año

Invito a todos a ver el video de Matias con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a entablar la conversación con su propio Soy, escuchar lo que cada uno tenemos para decirnos. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s