Fuera de tiempo # 3: MATTHEIU RICARD

Soy: llegamos al día del eter, y a quién honraremos en la conversación del día?

Yo: hace un tiempo vi un documental de quién es catalogado como el hombre más feliz del mundo: Matthieu Ricard.

Soy: qué interesante! Se siente él así?

Yo: por supuesto que no. Su nivel de consciencia y espiritualidad lo hacen estar más allá de algo tan material y banal. Sin embargo, me llamó la atención lo que piensa, cómo se mueve en este mundo, y lo que hace.

Soy: alguien más a honrar y emular. Otro ser especial.

Yo: resueno con su pensamiento y acción

Soy: vayamos entonces a su conversación

Entrevista de Maria Shriver a Matthieu Ricard

1) ¿Cómo cree que la compasión puede cambiar el mundo en el que vivimos hoy? ¿Necesitamos la compasión ahora más que nunca?

Uno de los principales problemas de la época actual es cómo conciliar las exigencias de la economía, la búsqueda de la felicidad y el respeto al medio ambiente. Estos imperativos corresponden a tres escalas temporales: el corto, el medio y el largo plazo.

La compasión, la intención de eliminar los sufrimientos de los demás y las causas de su sufrimiento, unida al altruismo, el deseo de aportar bienestar a los demás, es el único concepto unificador que nos permite orientarnos en este laberinto de complejas preocupaciones. Si tenemos más consideración por los demás, avanzaremos hacia una «economía solidaria». Nos preocuparemos más por mejorar las condiciones de trabajo, la vida familiar y social, y muchos otros aspectos de la existencia, y nos preocuparemos más por el destino de las generaciones futuras.

Para que las cosas cambien de verdad, debemos atrevernos a abrazar el altruismo. Atreverse a decir que el verdadero altruismo existe, que puede ser cultivado por cada uno de nosotros y que la evolución de las culturas puede favorecer su expansión. Atrévanse también a enseñarlo en las escuelas como una herramienta preciosa que ayuda a los niños a realizar su potencial natural de bondad y cooperación. Atrévanse a afirmar que la economía no puede contentarse con la voz de la racionalidad y el interés personal, sino que también debe escuchar la voz del cariño y hacerla oír. Atreverse a tomar en serio el destino de las generaciones futuras y atreverse a cambiar el modo en que explotamos hoy el planeta que será su hogar mañana. Atrévanse, por último, a proclamar que el altruismo no es un lujo, sino una necesidad.

2) Su libro «A Plea For the Animals» sostiene que la compasión por todos los seres es una obligación moral. ¿Cómo puede esa compasión mejorar la relación de una persona consigo misma y con el mundo que la rodea?

La compasión no es una mercancía que deba distribuirse con moderación, como la comida. Es una forma de ser, una actitud, una intención de hacer el bien a quienes entran en nuestra esfera de atención y el deseo de aliviar su sufrimiento. Así que, naturalmente, se deduce que amar a los animales no significa amar menos a los humanos. De hecho, al amar también a los animales, amamos mejor a las personas, porque nuestra benevolencia se ha ampliado. Alguien que sólo ama a una selección de la humanidad es poseedor de una benevolencia fragmentaria y empobrecida.

Es interesante señalar que un estudio en el que los neurocientíficos escanearon los cerebros de omnívoros, vegetarianos y veganos viendo imágenes de humanos y animales sufriendo mostró que las áreas del cerebro asociadas a la empatía se activaban más en los vegetarianos y veganos que en los omnívoros. Se activaban más no sólo ante las imágenes de sufrimiento animal, sino también ante las imágenes de sufrimiento humano.

Hemos hecho un inmenso progreso en términos de civilización. Ya no torturamos a la gente en la plaza pública como era habitual en Europa en el siglo XVIII. Hemos abolido la esclavitud y la tortura, al menos según las leyes internacionales. Sin embargo, todavía hay una enorme brecha que salvar en nuestro sistema ético. Damos, con razón, un valor infinito a la vida humana, pero se considera que los animales tienen un valor intrínseco nulo, a no ser que se utilicen comercialmente o como instrumentos para lograr un objetivo. Nosotros lo somos todo; ellos, nada. Nuestro sistema ético no será coherente hasta que consideremos a los miembros de los otros ocho millones de especies como nuestros conciudadanos en esta tierra.

3) Usted dice que la felicidad es la habilidad más importante de la vida. ¿Cuál es el primer paso que debe dar la gente para aumentar su felicidad?

La felicidad no es sólo una sucesión de experiencias agradables. Es una forma de ser que proviene de cultivar un conjunto de cualidades humanas básicas, como la compasión, la libertad interior, la paz interior, la resiliencia, etc. Cada una de estas cualidades es una habilidad que puede cultivarse mediante el entrenamiento de la mente y a través de buenas acciones e intenciones. Entre todas las cualidades que desarrollan la felicidad, estoy profundamente convencido de que el amor altruista es la más poderosa.

4) ¿Por qué es tan importante que deseemos la felicidad de los demás además de la nuestra?

Es esencial desear la felicidad de los demás porque la búsqueda de la felicidad egoísta está abocada al fracaso. Es una situación en la que se pierde. Al pensar «yo, yo, yo» todo el día, nos hacemos miserables y hacemos que todos los que nos rodean también lo sean. Además, percibirnos como entidades separadas que pueden construir su propia felicidad en una pequeña burbuja, es estar en desacuerdo con la realidad, y no funcionará.

Por el contrario, el amor altruista y la compasión son beneficiosos para los demás, y también son los estados mentales más satisfactorios que podemos experimentar. Por lo tanto, es una situación en la que todos ganan, y la compasión funciona ya que está en sintonía con la naturaleza interdependiente de la realidad.

5) ¿Qué espera de 2017?

Mi deseo es que nos transformemos para servir mejor a los demás. A pesar de todos los desafíos, la confusión mental y otros problemas que afectan a nuestro mundo está claro que la mayor parte del tiempo, la mayoría de los siete mil millones de seres humanos de este planeta se comporta decentemente con los demás y aspira a un mundo mejor. Podríamos llamarlo la «banalidad de la bondad».

Así que, en lugar de desanimarnos por las opiniones engañosas y el comportamiento dañino que nos rodea, tenemos que esforzarnos por aumentar la cooperación, la solidaridad y el sentido de responsabilidad universal. A pesar de todas las cosas terribles que ocurren, sabemos que la violencia ha disminuido constantemente a lo largo del siglo.

Deseo especialmente que todos hagamos todo lo posible para abordar las cuestiones medioambientales, ya que está en juego el destino de miles y miles de millones de seres, ahora y en el futuro. Es el problema más acuciante del siglo XXI. Así que trabajemos juntos en él con diligencia y entusiasmo.

Para saber más sobre Matthieu Ricard, visite su página web. Para saber más sobre su organización Karuna Schechen, que proporciona asistencia sanitaria, educación y servicios sociales a la población desatendida de la India, Nepal y el Tíbet, vaya aquí.

Soy: honrando este día a Matthieu Ricard, invito a ver el video del día

Finalmente, aliento a cada uno a entablar la conversación con su propio Soy, escuchar lo que cada uno tenemos para decirnos. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s