Cancer – Físico – Toroide: CONSCIENCIA

Para Carlos Gonzalez Pecotche, en su libro “El mecanismo de la vida Consciente”, nada ha tenido, en verdad, mayor significación e importancia para el género humano en la consumación de sus altos destinos, que el saber. Desde remotas épocas el hombre corrió tras él, buscándolo allí donde su imaginación, su intuición o presentimiento le llevaron. Paralelamente a esa búsqueda nacieron en su mente las primeras ideas y se gestaron los primeros pensamientos. Los avances iniciales a favor del saber tuvieron lugar cuando el ente humano, inquieto por excelencia, dio rienda suelta a su avidez explorando y conquistando tierras.

En esa empresa encontró y descubrió muchas cosas que despertaron en él mayores ansias de conocimiento. Desde entonces fue constante su preocupación por alcanzar el excelso pináculo de la Sabiduría. Escaló todas las elevaciones que pudo, tanto en ciencia y en arte como en filosofía y religión. Ha llegado, inclusive, a descubrir los secretos de la energía termonuclear, fabricando con ella las armas más tremendas y mortíferas; pero, para su desventura, perdió de vista el camino que habría de llevarle a la presencia de su Creador, representado en los grandes arcanos de la inmensa realización universal.

Ese camino es el de la evolución consciente, que proporciona al recorrerlo informes directos de cuánto puede interesar al espíritu humano acerca de su origen, existencia y destino, en relación estrecha con la Suprema Voluntad. Conociéndose a sí mismo, es decir, explorando su mundo interno y descubriendo las maravillas que en él existen, el hombre conocerá a su Creador, más ello será de conformidad con su avance en dirección a la conquista de ese grande y trascendental desiderátum.

La Logosofía y su método singular constituyen la base inconmovible del autoconocimiento. Cabe señalar que la esencia de los contenidos logosóficos ha sido extraída de las profundas observaciones realizadas tanto en los recónditos repliegues del ente humano como en la actividad incesante del pensamiento universal que alienta la creación. De ahí su extraordinaria fuerza energética y dinámica, que impulsa el proceso de evolución consciente desde el instante en que el investigador acepta por propia voluntad seguir las disciplinas logosóficas, imprescindibles para asegurar la eficacia del método.

Invito a todos a leer el post de Matias con el tema del día

https://yosoy.red/2021/07/29/consciente/

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser