Géminis – Mental – Corona: YO SOY ESPIRAL DE DIVINIDAD

Soy: comenzamos el mes de la energía de Géminis, el de la dualidad.

Yo: el penúltimo.

Soy: queda menos, ya. Y finalizado el trabajo interno exigido por Tauro, viene una energía que resulta quizá complicada para ciertos seres. Cómo te llevas con este signo?

Yo: igual de complicado que con los demás signos, jaja

Soy: dejando chistes de lado, cómo manejas las dualidades?

Yo: podría decir que mejor de lo que pienso. Soy determinante, pero flexible, y eso me hace pensar las cosas. Quizá no tan al momento de producirse, pero puedo modificar ciertos aspectos, aunque no todo, de la perspectiva que tengo, y eso puede jugarme a favor de esta energía.

Soy: entonces, hablamos de la primera dualidad del mes: pensar y sentir. Ambos sabemos que tu mente piensa todo el tiempo.

Yo: no para. Es por ello que me viene tan bien esos ratos que me tomo para meditar, para escuchar música tibetana, relajarme, y obligar a mi mente a que permanezca en reposo. Sin pensar.

Soy: lo logras?

Yo: un poco. Unos minutos. Ni siquiera todo el tiempo que me tomo de relajación. Me enfoco en estar en total nulidad. Sin pensar. Y trato de utilizar mi escucha en los cuencos, sin más. Los sonidos que van apareciendo y cerrando mis ojos, en plena oscuridad, me permite dejar mis pensamientos fuera, y al principio, me obligo a no pensar en nada, y luego cada sonido diferente de cuenco que aparece, me hace relajarme más y más, y llega un momento que mi mente deja de pensar.

Soy: y queda pendiente del sonido

Yo: y es increíble lo que me hace sentir. Me siento en paz, me siento pleno. Completamente relajado. Es como si estuviera en otro plano.

Soy: lo percibes.

Yo: cuando empiezo a desvanecerme, reacciono y vuelvo a mi ser. Supongo me sigo conteniendo a pasar esa barrera de relajación más allá de lo que mi cuerpo es.

Soy: tu mente está en este cuerpo, y te cuesta ser menos terrenal de lo que has decidido venir a transitar en este camino.

Yo: bien Virgo. Pero también vuelo, por Acuario lo digo, siendo mi ascendente, y teniendo mi luna en Géminis.

Soy: lindo batido! Pero volviendo al tema, si bien el pensar y el sentir están muy unidos, también te ocurre que piensas sin sentir y sientes sin pensar.

Yo: entiendo les pasa a todos los seres humanos. Pero, enfocándome en mi persona, hay un tema por allí de pensar mucho sin incluir los sentimientos, y de expresar mis emociones sin pensar, sobre todo las explosiones que tengo de vez en cuando.

Soy: y qué ocurre cuando ello sucede?

Yo: lo tomo como esos derrapes que me hacen aprender en este sendero. Locuras del momento que me permiten trabajar ciertos parámetros y conceptos que todavía los tengo pendientes de trascender. Y sé que tengo muchos. Y me predispone de buena manera. Es como que siento que, si no tuviera nada más que aprender, ya no tendría razón de estar en este sendero.

Soy: por supuesto que tienes muchísimo por aprender. Quédate tranquilo, que todavía tienes varas vidas más por experimentar, mi buen amigo!

Invito a todos a ver el video de Matías con el tema del día

Finalmente, aliento a cada uno a entablar la conversación con su propio Soy, escuchar lo que cada uno tenemos para decirnos. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser