Leo – Físico – Tobillos: YO SOY EL CAMINO DE APRENDIZAJE

Soy: eres una persona constante. Esta palabra, cuyo significado es “que siempre está ahí, que es cierto, que tiene todas sus partes”, viene del latín constantes: el que está parado completamente firme.

Yo: es un concepto que mi esencia la tiene incorporada y fuertemente arraigada. Cada cosa que me he propuesto hacer tuvo el sello de la constancia, esa continuidad necesaria para poder llegar a la meta establecida

Soy: es importante se pueda separar de manera interna qué es lo que nuestra esencia busca, propone, y qué es lo que el ser acciona en consecuencia.

Yo: es muy común, cuando alguien está por terminar la escuela secundaria, que sigan carreras universitarias las cuales no les gustan, pero por mandato o por querer ser igual a otra persona, lo hacen, y el peso de no hacer lo que la esencia es, termina resultando frustrante, tarde o temprano.

Soy: y toda esta situación incrementa el desequilibrio del ser, y la incoherencia que profundiza las acciones inconscientes sobre las cuales el ser vive su vida, produciendo nuevas frustraciones, en un círculo vicioso de nunca acabar.

Yo: ahora bien, yo entiendo que hay que ser constante para cumplir nuestros propósitos, pero es imposible ser contante en todo….

Soy: dame ejemplos, de cuándo no es posible ser constante

Yo: no se…. A ver, cuando alguien se propone empezar a comer sanamente, y sus tentaciones son más fuertes que comer sano.

Soy: ejemplo bien gráfico. Las personas que comen por demás, que no saben lo que comen, que sienten gula por determinada comida no importa el daño que pueda causar al cuerpo material, suelen proponerse hacer un cambio radical en las comidas que comen. Y suelen hacerlo porque su cuerpo les pasó factura, ó porque alguien más lo está haciendo y quieren seguir sus pasos, o por cualquier razón que sea. Entonces, comienzan a dar los pasos de comer comidas básicas, poco condimentadas, naturales, sin frituras, y su cuerpo, acostumbrado a todo aquello que le resultaba reconfortante, comienza a mostrar infinidad de síntomas que hacen, rápidamente, que la persona deje de comer sano. Luego, ingresan los pensamientos de culpa por no poder haber cumplido el propósito, por su inconstancia, e inicia un camino de culpa, donde el paso siguiente será llevar esta situación de catástrofe a un lugar bien escondido en las sombras y en el inconsciente, para que no lo veamos. Es decir, lo que la persona va a terminar diciendo es: es que no tengo constancia.

Yo: y eso ocurre en muchos ámbitos, donde las elecciones que tomamos como propósito no son las que nuestro ser interno propone.

Soy: no es fácil para el ser humano lograr la constancia para dar los pasos que debe seguir en su camino de vida, desde lo más insignificante hasta los grandes propósitos de vida. Es por ello que el trabajo interior que el ser debe hacer, no es algo de un tiempo y ya, sino que es un trabajo contínuo, siempre aprendiendo más de su esencia, y conociendo todas las facetas, ó perspectivas, que el mismo ser tiene dentro de sí. Y allí se presenta la constancia en toda su esencia.

Los invito a ver el video de Matías explicando el concepto del día

Finalmente, aliento a cada uno a entablar la conversación con su propio Soy, escuchar lo que cada uno tenemos para decirnos. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser!!