Sagitario – Físico – Toroide: EJE

El eje del mundo es la línea imaginaria alrededor de la cual gira la Tierra en su movimiento de rotación. Los extremos de este eje son los polos geográficos Norte y Sur. Es de común conocimiento, pues se enseña en la escuela, que este eje está inclinado respecto del plano de la órbita terrestre, y que esta inclinación es la responsable de las estaciones en la Tierra.

La inclinación del eje de la Tierra sobre el plano de su órbita, también llamada oblicuidad de la eclíptico, es de unos 23,4 a 23,5º, siendo su valor actual de 23,43º. Pensemos en un trompo girando, en sus pequeños cabeceos mientras gira y comprenderemos, por similitud, que la oblicuidad de la eclíptica es ligeramente variable debido a oscilación de la rotación de la Tierra a través de su eje. Este movimiento oscilatorio se denomina nutación y tiene un periodo de casi 19 años. Además, en el movimiento de traslación de la Tierra alrededor de Sol, la prolongación del eje del mundo hacia la esfera celeste no siempre está dirigida hacia el mismo punto del cielo. En la actualidad lo está haciendo hacia la estrella polar pero este punto varía gradualmente de forma que va describiendo un círculo. Se requieren de 25800 años para que se complete este círculo. Dentro de unos 12000 años el polo Norte terrestre estará dirigido hacia la brillante estrella Vega, que será la que marque el Norte en nuestro planeta. Este movimiento que realiza el eje terrestre con un periodo de 25800 años se denomina precesión (el fenómeno es idéntico al que tiene lugar en una peonza cuyo eje de rotación no coincide con la vertical).

Cuando analizamos el concepto de que la inclinación del eje de la Tierra afecta al clima. la realidad es más compleja de lo que podamos imaginar mirando solo la superficie de lo que sucede. Es cierto que siempre ha habido épocas de glaciación. E incluso la humanidad las ha vivido. Pero no es el cambio del clima lo que preocupa, sino que se está acelerando con la ayuda del ser humano. En unos 150-200 años hemos escalado demasiado deprisa la montaña del cambio climático debido a nuestras nuevas formas de vida. «Por eso nos dicen que tenemos que prevenir que la subida sea tan rápida. Si el aumento es a lo largo de 5.000 años, tenemos tiempo de adaptarnos y cambiar. Pero si se hace de un día para otro, ¿cómo reacciono? No tengo tiempo», añade Santisteban.

Con nosotros o sin nosotros, el clima de la Tierra cambiará -y sobrevivirá a nuestro paso por el planeta-, como lo ha hecho cada 120.000 años, según explican Mediavilla y Santisteban. Solo que en aquellas otras épocas todo ha ido mucho más despacio. Muchísimo más lento. Y ha dado tiempo a acostumbrarse y evolucionar para sobrevivir.

El problema, por tanto, es nuestro. «El problema es que el ser humano no está acostumbrado a las condiciones que se nos pueden venir encima. Por lo que nuestro modo de vida puede cambiar por completo», señala Santisteban. «Es importante el clima para nosotros porque vivimos bajo unas condiciones determinadas. Y cuando se modifican, aparecen muchos cambios. ¿Nos imaginaríamos vivir ahora sin calefacción? Pero el ser humano, antes, ha vivido sin calefacción mucho tiempo«, señala Mediavilla. Ahora tenemos muchas comodidades, pero ¿estaríamos dispuestos a prescindir de ellas si fuera necesario?

«Lo que la gente no se da cuenta es de que nos estamos poniendo en riesgo a nosotros mismos«, comenta Santisteban». «A la especie», señala Mediavilla. «Desde el punto de vista de la evolución, las extinciones siempre se han dado», añade la investigadora del IGME. «Las especies aparecen y desaparecen; la Tierra sigue», afirma.

Los invito a leer el post de Matías con el tema del día

Eje

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser!