Acuario – Físico – Toroide: SOL

La creciente demanda de energía en nuestro mundo hace que el hombre mire al Sol con nuevos ojos: como una fuente aparentemente inagotable de energía que puede cubrir todas nuestras necesidades. El Sol se nos revela ahora como una fuente de energía que puede ser explotada por la Humanidad de manera mucho más eficaz y exhaustiva de lo que lo es en la actualidad. En efecto, directa o indirectamente, el Sol es la fuente primaria de toda la energía en la Tierra.

La luz solar hace vivir a todos los organismos en nuestro planeta. Esta misma radiación solar, asimilada en la fotosíntesis, se transforma en plantas, y las plantas son el alimento básico de muchos animales. La descomposición de las plantas y de otros seres vivos hace millones de años que almacenó la energía solar en forma de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural). El Sol es también la causa de muchos otros fenómenos energéticos en la Tierra, como los vientos atmosféricos o las corrientes oceánicas. La energía nuclear generada en la Tierra tiene su origen en los elementos pesados que se crearon bien en el centro del Sol o de alguna otra estrella. La propia Tierra, junto con los otros planetas del Sistema Solar, no es más que un producto, en cierto modo “secundario”, creado durante la formación del Sol.

El Sol parece ser una estrella anodina situada en una galaxia anodina. En términos astronómicos, el Sol se clasifica como una estrella de tipo espectral G2 y clase de luminosidad V: una estrella “G2V”. Esto es una manera rápida de decir que es una estrella enana y amarilla, con temperatura superficial de 5 780 K1 , compuesta esencialmente por Hidrógeno (74 % en masa y 92 % del volumen) y Helio (24,5 % en masa y 7 % del volumen), a lo que se añaden pequeñas trazas de elementos pesados como Hierro, Níquel, Oxígeno, Silicio, Azufre, Magnesio, Carbono, Neón, Calcio y Cromo.

Pero, para la Tierra y para nosotros sus habitantes, el Sol es una estrella única: nuestra estrella. Durante el día, el Sol hace palidecer a los otros cuerpos celestes, su brillo cegador no nos permite mirarlo directamente. El Sol ha sido objeto de curiosidad y estudio para todas las civilizaciones. Muchas comunidades antiguas lo consideraban un dios y le dedicaron monumentos y observatorios. En Egipto, en Grecia, en América, en el Extremo Oriente, en todo el mundo podemos encontrar innumerables ejemplos y curiosidades que ilustran la fascinación y el reconocimiento de la luz y calor proporcionados por el Sol como fuente de vida y energía.

Los invito a leer el post de Matías con el tema del día

Sol

Finalmente, aliento a cada uno a reflexionar sobre el concepto del día. Nadie más que nosotros podemos resignificar nuestro propio ser